Cinco beneficios que aporta el ejercicio al cerebro

Cinco beneficios que aporta el ejercicio al cerebro

September 20, 2021 Nuestra gente 0

La actividad física frecuente y controlada ayuda en el aprendizaje, la generación de neuronas, el alzhéimer, la depresión y la ansiedad

Un nuevo libro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), titulado Cerebro y ejercicio, escrito por Coral Sanfeliu José Luis Trejo, explora los beneficios de la actividad física frecuente y controlada en el comportamiento del cerebro de los seres humanos. “El ejercicio lleva a tu cerebro al máximo de sus capacidades”, afirma Sanfeliu, directora del Grupo de Neurodegeneración y Envejecimiento en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona. La publicación demuestra científicamente cómo el ejercicio mejora el aprendizaje de matemáticas de los niños, estimula la generación de nuevas neuronas, combate la depresión y la ansiedad, ayuda a prevenir el alzhéimer y aumenta la esperanza de vida.

Mejor rendimiento intelectual de los niños

Una de las conclusiones del libro Cerebro y ejercicio es que hay que aumentar las jornadas escolares de educación física y fomentar los entrenamientos y las competiciones de fútbol, baloncesto, atletismo y otros deportes para que los niños tengan un mejor rendimiento académico.

El ejercicio no hace más listos a los niños, pero sí aumenta su capacidad cognitiva y los lleva hasta el límite de sus habilidades, sobre todo en análisis lógico-matemático.

Nuevas neuronas que podrían reparar lesiones cerebrales

La actividad física incrementa la formación de nuevas neuronas. Este proceso, llamado por la ciencia neurogénesis, se produce a través de compuestos en la sangre que entran al cerebro y aumentan conforme el individuo hace ejercicio.

Los autores del libro escriben: “Nuestro cerebro ha desarrollado la capacidad de señalizar la actividad física de modo que se incremente el número de neuronas para procesar nueva información procedente de nuevos lugares, y para la memorización de nuevos datos”.

Un antídoto contra la depresión y la ansiedad

Los investigadores concluyeron que la actividad física crónica, realizada de manera regular y a largo plazo, tiene efectos antidepresivos y ansiolíticos. “Cuando los niveles de opioides endógenos se incrementan, generan efectos placenteros en la percepción interna del sujeto. La práctica de ejercicio aumenta esos niveles”, se lee en la publicación.

Menor riesgo de alzhéimer

“Con los años perdemos un poco de materia gris y de materia blanca”, explica Coral, “Con la disminución de la gris se encogen nuestras neuronas, con la ausencia de la blanca se deterioran las conexiones entre ellas”. Por esa razón, el envejecimiento sano hace que los seres humanos tomen decisiones más lentas, se demoren en encontrar las palabras adecuadas, e incluso confundan fechas o nombres. El ejercicio cotidiano ayuda a mejorar estos síntomas.

De acuerdo con la investigadora, lo peor para las personas mayores es dejarlas sentadas en una silla de una residencia, “hay que invitarlos a moverse”

Mayor esperanza de vida

Está comprobado, además, que el sedentarismo aumenta el riesgo de sufrir enfermedades asociadas a la edad como diabetes tipo 2, ictus y algunos cánceres. “Muchas horas sentados frente al televisor, en el coche o en el despacho son una causa de muerte prematura. Ocho horas de sedentarismo al día se pueden compensar con 45 minutos de actividad física moderada”, dice la investigación.